Cómo defenderse de la ciberdelincuencia y los delitos informáticos

Los delitos informáticos, cibernéticos o ciberdelitos son todos aquéllos que utilizan las redes para cometerse, accediendo al objetivo del delito utilizando ordenadores. Los que los cometen son hackers (expertos en pirateo informático) y se les llama ciberdelincuentes o cibercriminales.

Fraudes informáticos

Consisten en utilizar las redes para obtener de manera fraudulenta información de los usuarios que luego se usa en la comisión de fraudes. Por ejemplo, acceder a una cuenta de cliente de amazon y obtener el historial de compras para luego ofrecer a la víctima productos o servicios fraudulentos, o descubrir qué tipo de intereses tiene alguien para guiarle hacia webs falsas.

Robo y revelación de secretos empresariales

Consiste en acceder a información confidencial a través de cuentas de correo o redes sociales o en obtener contraseñas y claves de seguridad para acceder a esa información.

Chantajes, amenazas y ciberacoso

Se da mucho entre gente joven, y consiste en conseguir información personal de la víctima para luego amenazar con usarla en su contra si la víctima no accede a dar al hacker lo que le pide.

En los últimos años se ha popularizado el ciberacoso con fines sexuales, en el que el criminal consigue normalmente con engaños, información personal o imágenes comprometidas de su víctima y luego pide sexo a cambio de no difundirlas.

Suplantación de identidad

La suplantación de identidad consiste en usar la red para conseguir suficiente información personal de un usuario de Internet para hacerse pasar por él. Puede que las actividades que se vayan a hacer usando la imagen o la identidad de otro sean completamente legales, pero la suplantación siempre es ilegal.

Hackeo de cámaras y sistemas de seguridad

Entrar en el sistema de seguridad de una vivienda puede servir para evitar ser detectado durante un robo, y también para aprenderse las rutinas de una familia, cosa que puede usarse para muchos fines delictivos.

Precauciones para evitar ciberdelitos

  • Proteger nuestros aparatos electrónicos debidamente.La mayor parte de los ciberdelitos se cometen accediendo a los dispositivos electrónicos de la víctima, ya sea de manera física o a distancia. Por eso el 90% de los ataques pueden evitarse si se evita ese acceso inicial.
  • Poner contraseñas seguras: evitar usar series de números correlativos, fechas de cumpleaños, etc., en general la mejor contraseña es la más rara posible. También es bueno tener contraseñas distintas para cada dispositivo.
  • Alejar los dispositivos de las ventanas: si tenéis un ordenador frente a una ventana que da a la calle, no solo es posible que alguien sepa que tenéis ese aparato y pueda pensar en hackearlo, sino que la red wifi será más accesible. Eso es especialmente importante si tenéis aparatos de control domótico del hogar, como Amazon Echo o Google Home, que dan acceso a todo el sistema de seguridad del hogar.
  • No dejar móviles, portátiles o tablets al alcance de otras personas sin supervisión.

Evitar conexiones públicas

Si acceder a redes wifi públicas es algo que no podéis evitar, hay que intentar verificar siempre que la red sea lo que parece. Algunos hackers crean redes wifi con nombres similares a las de redes públicas para llevar a los usuarios a engaño. Cuando el usuario se conecta a «hotel Miramar 5G» en lugar de a «Hotel Miramar», por poner un ejemplo, pasa a compartir sus datos con un criminal que puede aprovechar la ocasión para captar información privada.

Mantener la vida privada en privado

El uso intenso de las redes sociales ha llevado a mucha gente a convertir esas plataformas en una extensión de su día a día. Eso hace que se tienda a subir fotos y a compartir información personal sin pensar en que muchos de nuestros amigos o seguidores en las redes son auténticos desconocidos. La difusión de fotos con poca ropa en la playa en verano es un gran ejemplo de ello.

Por tanto, hay que evitar dar muchos datos personales (nombres reales, edad, direcciones, teléfonos…) y, por supuesto, no dar ningún dato económico. Este punto también debe tenerse en cuenta al crear perfiles en páginas web, usar dispositivos de control remoto…

Separad la información personal y la laboral

Si tenéis responsabilidades laborales que impliquen manejar datos de la empresa, de los empleados o información confidencial, es bueno no usar el móvil, tablet u ordenador personal para guardar ese tipo de datos. Normalmente se tiende a proteger menos los dispositivos personales, y eso puede dar lugar a problemas con los datos laborales.

Vigilar la actividad de los menores en la red

Los menores son especialmente vulnerables a ciertos tipos de ataques, así que hay que protegerlos, monitorizando su actividad y evitando que incurran en comportamientos de riesgo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *